El informe analiza los datos de 13 modelos y unos 7.000 vehículos para evaluar la pérdida de autonomía en el mundo real con temperaturas bajas. Si tienes un coche eléctrico, habrás notado que la autonomía ha ido disminuyendo gradualmente a medida que la temperatura exterior ha ido bajando. Este fenómeno es bien conocido y no tiene nada que ver con la degradación de la batería. Cuando las temperaturas vuelven a subir, la autonomía tiende a aumentar otra vez. Los coches eléctricos «sufren el frío», en algunos casos más que en otros. En estas condiciones, la electricidad de la batería se usa tanto para calentar el habitáculo como para llevar las células a la temperatura adecuada, lo que se traduce en un mayor consumo. Las baterías tienen que mantenerse dentro de un determinado rango de temperatura para funcionar de forma óptima. Por debajo de una determinada temperatura, las reacciones químicas se producen más lentamente y la batería pierde eficacia. Por lo tanto, el frío provoca un descenso de la autonomía y también de la potencia máxima a la que se puede recargar el vehículo en corriente continua. Por esta razón, los coches eléctricos suelen tener un sistema que precalienta el paquete de baterías para obtener el máximo rendimiento. Los modelos más nuevos también pueden estar equipados con una bomba de calor que optimiza el consumo del sistema de aire acondicionado, limitando la pérdida de autonomía. Pero a la gente que compra o piensa en comprar un coche eléctrico le importa muy poco el rendimiento y la química del paquete de baterías. Lo que realmente quieren saber es cuánta autonomía van a perder durante la temporada de invierno. Autonomía  invierno. A medida que la tecnología de las baterías evoluciona, es de esperar que esto se solucione o, al menos, se reduzca, aunque muchos fabricantes, para abaratar el coste de sus coches eléctricos, quieren usar células del tipo LFP, muy sensibles a las bajas temperaturas. Pero con un BMS que gestione la temperatura de las baterías de la mejor manera posible, la pérdida de kilometraje en climas fríos debería poder resolverse, al menos en parte. Sobre el tema de la pérdida de autonomía en invierno, es muy interesante el último informe de Recurrent, que cuenta con una comunidad de más de 7.000 propietarios de coches eléctricos en EE.UU. A través de una app, estos usuarios obtienen un informe mensual sobre el estado de funcionamiento del vehículo en función de una serie de parámetros de uso del coche.Lo más interesante es que Recurrent también usa los datos de los coches para realizar análisis más generalizados que permiten comprobar, por ejemplo, el rendimiento de los coches eléctricos en situaciones concretas, como durante la temporada de invierno.

comentarios (0)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>