En abril calculamos que la COVID-19 había sumido a entre 40 millones y 60 millones de personas en la pobreza extrema (i). Desde entonces, el epicentro de la epidemia se ha desplazado desde Europa y América del Norte al hemisferio sur. Esto ha aumentado el número de muertos en los países de ingreso bajo y mediano, ha provocado cierres más largos y ha incrementado los costos económicos de la pandemia. Como resultado, nuestras estimaciones del impacto del virus en la pobreza mundial han cambiado también.

Con los nuevos pronósticos de crecimiento de junio incluidos en las Perspectivas económicas mundiales, podemos actualizar los cálculos del impacto de la pandemia en la pobreza mundial (i).

Las nuevas previsiones del crecimiento contienen dos hipótesis —de referencia y de tendencia a la baja— permitiéndonos explorar dos situaciones diferentes respecto de cómo la pandemia podría impactar la pobreza.

comentarios (0)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>