Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Este miércoles, alrededor de las 22:26, el reo mexicano Rubén Ramírez Cárdenas fue ejecutado por medio de inyección letal en la Unidad Carcelaria Walls, en Hunstiville, Texas.

Este miércoles, el reo mexicano Rubén Ramírez Cárdenas fue ejecutado por medio de inyección letal en la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, Texas.

De acuerdo con un reporte de AP, la ejecución ocurrió alrededor de las  22:26 h de este miércoles, luego de que fuera suspendida.

Según el vocero del Departamento de Justicia Criminal, Jason Clarck, las autoridades texanas tomaron la decisión de aguardar el fallo del máximo tribunal, por lo que no procedió a las 18:00 h local, como estaba estipulado.

Supuestamente la defensa de Ramírez Cárdenas había presentado dos apelaciones ante la Suprema Corte, en uno de los últimos recursos legales que pudieron haberle salvado la vida.

Pero la corte americana decidió negar este jueves las apelaciones que la defensa había presentado momentos antes de su ejecución, negando también la suspensión de la pena de muerte, por lo que su ejecución se produjo en el día estipulado y de no haberse cumplido se habría tenido que posponer semanas o hasta meses.

Al tener conciencia de su situación, Ramírez Cárdenas, dejó una carta en la que agradecía a su familia por estar con él hasta sus últimos momentos, así mismo a sus tres abogados por todo el trabajo duro que hicieron para ayudarlo, además al consulado mexicano y gobierno que siempre le otorgaron su ayuda.

Dentro del escrito, subrayó  “no voy ni podré disculparme por el crimen de alguien más, pero volveré por justicia ¡Pueden contar con ello!”, declarándose inocente

Ante esto, varias personas inconformes con la ejecución se manifestaron a las afueras del lugar, expresando que la pena de muerte “es racista y anti-pobre”.

Dentro de las apelaciones, el director del Programa de Protección a Mexicanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Jacob Prado, pidió realizar nuevos análisis de ADN a evidencia física, y la segunda apelación es un documento que expone técnicamente por qué se debe proceder a un nuevo análisis de ADN.

De igual manera, la defensa también interpuso una petición al máximo tribunal judicial del país para que se posponga la ejecución con base en esas dos apelaciones.

Para esto, el subsecretario para América del Norte, Carlos Manuel Sada Solana, expresó que el proceso de muerte que enfrenta, Rubén Cárdenas Ramírez en el estado de Texas es ilegal, al no respetarse el derecho del detenido a poder avisar de su situación al consulado respectivo.

Por otro lado, ante los hechos, la Senadora Marcela Guerra Castillo envió una carta al gobernador de Texas, Greg Abbott, en la que a nombre del Senado solicitó la revisión de las pruebas que hubiesen podido demostrar la inocencia del mexicano, pues, Rubén Ramírez, de 47 años, se convirtió en el décimo mexicano ejecutado en Texas desde que este país restauró la aplicación de la pena de muerte en 1976.

Ramírez Cárdenas, originario del estado de Guanajuato, fue declarado culpable y sentenciado en julio de 1998 a la pena capital por la violación y muerte de su prima Mayra Laguna, de 16 años, el 22 de febrero de 1997 en Edinburg, Texas.

Desde que fue detenido comentó a las autoridades que no había planeado el acto, pero estaba drogado con cocaína, así mismo agregó que después el la golpeó en el cuello, cuando la mujer empezó a toser sangre y tener problemas para respirar y tras no conseguir resucitarla, la ató y la dejó rodar a un canal, a su vez el amigo y cómplice que iba con él, José Antonio López Castillo, hoy de 45 años, fue sentenciado a 25 años de prisión por secuestro agravado y ayudar en el plan de Ramírez Cárdenas.

comentarios (0)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>