La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) consideró que la estrategia contra el robo de combustible del gobierno mexicano ha sido implementada de forma desastrosa.

“La decisión política del presidente es adecuada, y la implementación de su equipo es desastrosa”, declaró Gustavo de Hoyos, presidente del organismo en una rueda de prensa.

El líder patronal sugirió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que revise si sus colaboradores están cumpliendo con la medida.

De Hoyos expresó que nunca una medida, aunque sea de buena fe, debe ejecutarse sin planeación ni estrategia, pues pone en riesgo e inflinge daños a la población y a las empresas.

“No basta con tener buenas intenciones y decisiones valientes”, comentó.

Las pérdidas económicas en cuatro estados que sondeó la institución ascendieron a 1,250 millones de pesos.

Estas declaraciones aparecen después de que el gobierno de López Obrador comenzara 2019 con una serie de desabastos en al menos seis estados de la República Mexicana. Este problema alcanzó a la Ciudad de México ante compras de pánico y el cierre de un ducto de Tula a Azcapotzalco debido a una fuga.

El gobierno dijo que la distribución de combustible  será por pipas, 14 veces más costosas que el transporte por ducto. Para lograrlo, cuenta con 1,600 pipas de Pemex y 3,400 unidades más que han sido rentadas.

comentarios (0)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>